Krahmer · Detectives privados en Barcelona

viernes, 18 de abril de 2014

Poder confiar en un empleado es lo más importante para un empresario pero, en numerosas ocasiones, conductas desconocidas nos aportan sorpresas inimaginables y perjudiciales para el buen funcionamiento de la empresa, ya sean por deslealtad, absentismo o pautas negligentes.

· Informes pre-laborales: Verificación de la vida laboral, referencias y conductas.
· Absentismo laboral o bajas fingidas: Control de la baja laboral, pautas de conductas negligentes o contraproducentes.
· Duplicidad de trabajo.
· Control de comerciales y representantes: Posibles visitas a competidores o concurrencia desleal.
· Control de mercancías y transportistas: Desaparición de mercancías, conductas dudosas o negligentes.
· Situaciones derivadas de tensas negociaciones sindicales.
· Extorsiones, coacciones o amenazas.
· Hurtos internos.
· Usurpación de marcas.
· Intrusismo profesional.
· Búsqueda de maquinaria industrial desaparecida.
· Vigilancia especial en grandes superficies (no uniformada): Ferias, hoteles, exposiciones, etc.

Según el artículo 5 del Estatuto de los Trabajadores, el empresario puede adoptar las medidas de prevención, vigilancia y control que considere oportunas para comprobar que el trabajador cumple de forma seria y correcta sus obligaciones laborales.


Ubicación: Barcelona, España

AVISO LEGAL · LSSI · POLÍTICA DE COOKIES · POLÍTICA DE PRIVACIDAD



Este sitio emplea cookies como ayuda para prestar servicios. Al utilizar este sitio, estás aceptando el uso de cookies. OK Más información